Aceitunas de Kalamata, la griega con DO propia

Oliva de color morado oscuro o negro y de tamaño relativamente grande. Originaria de Grecia, en concreto de la villa que le da nombre o de la región del sur del Peloponeso, y protegida por una denominación de origen, se utiliza como aceituna de mesa, gracias a las hierbas con que se suele conservar.

Carnosas, de piel lisa, con un gusto un punto dulzón y forma de almendra, son un ingrediente fundamental de muchos platos griegos y, en especial, de la ensalada que lleva ese nombre.

En su preparación, gracias a la pulpa, más abundante que en el resto de aceitunas cosechadas maduras (negras), se pinchan para permitir que penetren los sabores de las hierbas con que se aromatizan. Generalmente acompañadas de queso griego (hechas) también son excelentes para preparar una olivada untuosa y nada ácida.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta