Ajo

El ajo es una planta de raíz bulbosa. La cabeza es redondeada y contiene 12 o 15 grandes superpuestos de color amarillento, cubiertos por una capa grisácea o violácea que, al sacarla, desprende un aroma penetrante.

Varios médicos rusos han demostrado que los ajos son activos contra el virus A y B de la gripe. Asimismo, en caso de dolor de garganta, una o dos dientes de ajo aplastadas con un poco de agua (se debe beber lentamente), son un desinfectante poderoso de las amígdalas, descongestionan el cuello y aclaran la voz. Los ajos también hacen bajar la fiebre, previenen resfriados, combaten la tos y se utilizan con éxito contra la bronquitis. También estimulan el funcionamiento de diversos órganos y glándulas: hígado, páncreas, tiroides, pituitaria, suprarrenales y tienen efectos beneficiosos contra la diabetes.

Los principales países productores son China, India, Corea y Egipto. En España se cultiva en Cuenca, Córdoba, Granada, Albacete, Ciudad Real, Madrid, Cádiz, Jaén, Badajoz, Segovia).

Aunque su origen es en Asia central, los chinos y egipcios ya lo utilizaban en la antigüedad. Alimentaban con ajos a los esclavos que construían las pirámides porque creían que les aportaba energía. Hay varias maneras de evitar el olor que causa comer ajos crudos: acompañarlos de perejil, comer hojas verdes de apio, lamer hojas de menta o cáscaras de eucalipto como si fueran un caramelo, enjuagarse agua y limón o manzanilla, etc. El ajo se ha empleado mucho como medicamento, ya que los soldados de la Segunda Guerra Mundial se trataban las heridas con preparados a base de este condimento.

El ajo se puede consumir a todas horas y debe hacerlo todo el mundo, excepto aquellas personas que tengan enfermedades de la piel, los bebés y los enfermos del estómago. Salvo cuando se cuece, el ajo es fuerte de sabor, razón por la cual hay que emplear con discreción en la cocina. Se consume mucho en ensaladas y despedazado o entero en platos de carne, de pescado o de aves, y en sopas, estofados y platos de verdura. El principal pilar de la cocina italiana, así como de la francesa, es una combinación de ajo y perejil.

Escrito por Belen | 24 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Verduras y General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta