Albaricoque y sus propiedades

Si lo invito a probar un Prunus Armeniaca,¿ qué me dice? Si estuviera en México lo invitaría a un chabacano, y si nos encontráramos en América del Sur o en Canarias le llamaríamos damasco.

Tantos nombres diferentes para el mismo fruto, y ¡seguro que usted lo conoce por el albaricoque!

Este fruto es de la misma familia que el melocotón, por lo tanto es una drupa, casi redonda y con un surco.

Es originaria de China y de Siria, por eso es que se lo conoce también por Damasco, en asociación con la ciudad siria.

Es muy común que se lo confunda con el melocotón, ya que son muy parecidos, pero el tamaño, el sabor y la textura, son diferentes.

El albaricoque es más pequeño, más dulce, y con una pulpa más suave que el melocotón. Nos provee de mucha vitamina A, y es un potente antioxidante. Tiene un nivel muy bajo de calorías, y posee gran cantidad de potasio, fósforo, calcio, y es muy rico en fibra. Los orejones desecados de albaricoque, nos aportan muchos minerales. El aceite de esta fruta se utiliza como demulcente de la piel. Es muy utilizado en la medicina oriental, tanto en la China como en Indonesia. Esta cultura milenaria los emplea como antiséptico en enfermedades respiratorias. También se emplean sus semillas para los tratamientos de la tos y el estreñimiento.

En España tenemos 18.150 hectáreas de producción de albaricoque. Tanto Murcia como Valencia, y en los últimos años Albacete, han apostado por el Albaricoque ecológico, para mantener las propiedades naturales de este fruto originaria en Asia.

El árbol que nos brinda esta fruta, llamado albaricoquero, florece en el periodo de Marzo-Abril, y lo hace antes del nacimiento de las hojas.

Es muy importante el riego de este árbol durante el primer año, pero una vez que la raíz este bien firme, puede soportar largos periodos de sequía.

¡Otro alimento más para nuestra alimentación ecológica y sana!

Fuente: info agro

Escrito por Belen | 31 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Albaricoques | Etiquetas: , ,

No related posts.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta