Dietas con Verduras

Estás viendo los artículos de Frutas y Verduras Ecologicas correspondientes a la categoría Dietas con Verduras.

Acelgas ecológicas

La acelga es una verdura de corta duración, de ahí, el motivo por el que se trata con demasiados productos químicos, aditivos y conservantes. Los agricultores que la explotan, abarcan todo lo que pueden para su larga duración y comercialización en el mercado.

Lo normal es consumirla dos o tres días después de recogerla, pero esto es imposible en los grandes almacenes, en donde se comercializa todo lo que se puede hasta el último momento.

Tiene un gran contenido en agua, baja en hidratos de carbono, proteínas, grasas… debido a su gran cantidad de agua, no resulta un alimento demasiado energético, pero sí que es muy rico en vitaminas, fibra y sales minerales.

El hecho o el motivo de consumirla de forma ecológica, es por ello, para evitar que los productos con los que son tratadas, sean mínimos, pues ya hemos dicho que son verduras con una vida muy corta después de su recolecta.

Requiere de un clima templado como es el Mediterráneo, pues le afecta mucho los cambios de clima brusco, es una planta muy delicada.

Su forma de comerla, es normalmente hervida acompañada o sola, siempre aliñada, pues tiene un insípido sabor.

Al hervirlas, debemos llevar cuidado con el tiempo de cocción, pues sus hojas son tan tiernas que se cuecen enseguida, mientras que el resto necesita un poco más. Hay personas que separan las pencas de las hojas y las hierven en dos partes, por separado.

Estos son determinadas costumbres, pues también hay quien las incorpora en su dieta de manera cruda en las ensaladas.

Escrito por Belen | 21 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y Dietas con Verduras y General | Etiquetas: , ,

Carlotas ecológicas

La carlota, es un alimento que no agrada demasiado, quizás por su sabor insípido, pero ¿las has probado ecológicas?, estas cambian todo su sabor, ya que contienen sus verdaderas propiedades. Para poder cultivarse económicamente, estas han de ser muy mimadas, con especial cuidado, ya que al ser una raíz, está muy expuesta a las enfermedades y plagas exteriores que la pueden afectar, es quizás uno de los cultivos ecológicos más complicados y más costosos para reproducirse.

Su nombre original, por el que nadie la conoce comúnmente es daucus carota y crece en dos estaciones a la vez, es decir, su producción tiene dos temporadas, primavera y verano.

El esfuerzo para cultivarla de forma ecológica, vale la pena por su cantidad de vitaminas y minerales. Su color, viene efectivamente de su alto poder antioxidante, el cual, al ser ingerido se convierte en vitamina A. Las personas que tiene pérdida de visión, se le recomienda este alimento, ya que el nervio óptico se alimentan de vitamina A, por ello, es un estupendo alimento para este tipo de afecciones.

Su fama de ayuda bronceadora, también es cierta, pues posee gran cantidad de melanina, la cual, nos da color a nuestra piel y a la vez la protege de las exposiciones del verano.

Un dato muy curioso, es que hoy en día, nos comemos su raíz, a la que habitualmente estamos acostumbrados (la misma carlota), pero antaño, se cultivaba por sus hojas y semillas para aromatizar. Lo que nosotros nos comemos ahora se despreciaba, pero esto pasa en muchas plantas como puede ser el perejil o el hinojo.

Esta es una hortaliza recomendada de manera ecológica, pues el potenciamiento de sus nutrientes, es espectacular, cuando no se trata con productos químicos ni pesticidas, pero claro, su coste económico es más elevado por su mayor dedicación.

Los pepinos ecológicos

La muestra de los productos ecológicos, se ha dado estos días con un buen ejemplo con el problema de los pepinos.

El consumidor, compra y compra, sin necesidad de comprobar lo que le venden, solo mira su aspecto, color y tamaño. Esto es muy fácil de conseguir con el cultivo convencional, el que utiliza pesticidas, productos químicos para su engorde, brillo… además de la anticipada recogida que no permite que los alimentos puedan absorber todas las propiedades necesarias que debe contener realmente y que el árbol les proporciona. Necesitan de la masificación de alimentos para que los precios se abaraten. Esta es la gran diferencia entre una forma de cultivo y otra.

La forma de cultivo ecológica, necesita más mano de obra, ya que no usa mecanización, se recoge directamente con obreros, el uso de pesticidas es nulo, para ello, para combatir contra las plagas, usan otros insectos no dañinos para el producto, pero sí para lo que les perjudica.

La vista de estos productos suele ser más pequeña de volumen, menos brillante, pero su sabor y propiedades lo dicen todo.

Los pepinos es una verdura, cuyo elemento básico es el agua, por ello, su escasez de calorías y pocos hidratos de carbono, pero con muchas vitaminas y minerales, entre las cuales, se encuentra la A, C, provitamina A y E.

Es utilizado en el campo de la cosmética porque supone un buen tratamiento para la piel, pues la suaviza e hidrata. Después de una prolongada exposición al sol, una buena crema casera hecha a base de pepino, simplemente con pepino triturado, aplicado sobre la piel, resulta un tratamiento muy adecuado.

Escrito por Belen | 8 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y Dietas con Verduras y General | Etiquetas: , , ,

Un estilo de vida

Si yo le pido que usted me defina la agricultura ecológica, ¿sabe contestarme? Yo le voy a ayudar, y para eso vamos a recurrir a la enciclopedia cibernética llamada Wikipedia. Aquí encontramos una definición técnica, pero muy sencilla y entendible, para comprender que es la agricultura orgánica o ecológica.

Es un sistema para cultivar una explotación agrícola basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos u organismos genéticamente modificados. De esta manera también logramos conservar la fertilidad de la tierra y respetar el medio ambiente. Todo esto de manera sostenible y equilibrada. ¿Os quedo claro?

Obtener alimentos saludables, de mayor calidad nutritiva, ese el objetivo principal. Pero no solo nos podemos quedar con este objetivo, sino que tenemos que ser capaces de entender la agricultura ecológica como una filosofía de vida, donde mantener el equilibrio entre suelo, tierra, alimentos, y el propio ser humano, es fundamental, respetar los tiempos de la naturaleza. No podemos pretender comernos una sandía en enero. La persona realmente comprometida con este estilo de vida, sabe que la sandía es de verano, y va a acomodar su bio ritmo y hábitos alimenticios al calendario natural de las cosechas.

Como ya lo hemos demostrado en artículos anteriores, las frutas y verduras ecológicas son un poco más caras que las industriales. Y en los tiempos de crisis que vivimos uno siempre busca precio antes que la calidad. Si me permite un consejo, yo que usted navegaba un poco por internet, buscaba una huerta ecológica cerca de casa, seguro que encuentra alguna. Una cesta de siete kilos variados de frutas y verduras ecológicas ronda los 25 euros, haga la prueba. Yo le aseguro que una vez probado la calidad y frescura de un alimento cultivado ecológicamente, comparándolo con los industriales, no le va a importar pagar 5 o 7 euros más. ¡Es solo cuestión de animarse!

Escrito por Belen | 18 de mayo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y Dietas con Frutas y Dietas con Verduras y General | Etiquetas: ,

Popeye y las espinacas

Lamentablemente hoy me toca daros una mala noticia. Lo de Popeye y las espinacas era mentira…en realidad Popeye si se ponía todo cachas después de comerlas, pero no era por el efecto de las mismas, supongo que sería algo psicológico o por el estilo.

No me gusta romper un mito tan aceptado por la sociedad como es este, pero mi obligación es hacerlo. Y también les voy a contar porque se creó esta ‘leyenda’. Todo se debe a un error de escritura del científico Von Wolf, en el año 1870, que al elaborar un informe calórico sobre las espinacas, multiplico por 10 la cantidad de hierro presente en estas verduras. Coloco mal una coma, y ese es el inicio de Popeye!!! El perejil, las acelgas y las berzas, por dan algún ejemplo, tienen el mismo contenido en hierro que las espinacas.

Pero a pesar de esto, las espinacas siguen siendo un producto altamente recomendable, y casi obligado, en nuestra alimentación, sobre todo en la de los pequeños, ya que su contenido proteico es alto, y previene enfermedades como la anemia.

Entre otras ventajas que nos brinda esta planta es su presencia anual, no importa la fecha del año, ni la estación, ni la temperatura, la espinaca siempre se podrá conseguir fresca, una gran noticia para los que se decidan por su producción ecológica.

El único problema que nos podemos encontrar en su cultivo, es la aparición de un hongo bastante común, que formara lamparones amarillos en las hojas verdes, y secara en parte la planta. Existen productos ecológicos desarrollados para combatir esta enfermedad.

Su origen se remonta a la Antigua Persia, e ingreso a España por el siglo XI, expandiéndose por Europa cuatro siglos más tarde.

A pesar que Popeye viviera una mentira toda su vida, y engañara a Olivia con sus espinacas, los músculos le crecían, y la fuerza le fluía, sino que le pregunten Brutus!!!

Escrito por Belen | 13 de mayo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Verduras y General | Etiquetas: ,

Comparando

Hoy no vamos a hablar de ninguna fruta, verdura, u hortaliza en particular. Me he despertado esta mañana dispuesto a tirar por la borda ese mito de que las frutas y verduras ecológicas son tremendamente más caras que las que son cultivadas con fungicidas y pesticidas.

Me ha llevado un trabajo arduo y complicado, pero he llegado a la conclusión que sí, que son más caras, pero no tanto como se cree.

Como primer medida tenemos que tener en cuenta que la salud no tiene precio, ni entiende de ahorro, y nuestro cuerpo agradece la ingesta de productos sanos y frescos. También es importante aclarar que las frutas y verduras ecológicas están dispersas por todo el territorio español, y seguramente en su provincia, cerca de su ciudad o pueblo, existe una granja ecológica. La mayoría de estas empresas no cobran un plus por llevarle el pedido a la puerta de su casa, siempre que la distancia no sea muy grande, si usted vive en Vigo, ¡no las pida a una granja de Girona!

Ahora toca comparar precios. He tomado como referencia los precios de unos grandes almacenes, que siempre es más barato que la frutería del barrio, pero la calidad es bastante inferior, y por el otro lado los precios de una empresa dedicada a la venta de frutas y verduras ecológicas con base en Murcia. Esta página web nos ofrece una caja ecológica con 3 kilos de patatas y 2 kilos de cebollas, por 8 euros, con el envío incluido. Mientras que en los grandes almacenes, una patata de calidad media nos sale a 2,10 el kilo, y medio kilo de cebolla a 1,80. Haciendo cuentas, podemos ver que el mismo producto en Carrefour, ¡nos va a salir por 13,50! ¿Sorprendente no? Súmele la gasolina del coche también. Otro producto más complicado de cultivar ecológicamente como el calabacín, una pieza de 1 kilo nos la ofrecen por 2, 50 euros, y en los grandes almacenes una bandeja de calabacín de 1 kilo, está a 1,90, no es tanta diferencia.

Ahora lo invito a usted a que haga este mismo ejercicio, ¡y se sorprenderá gratamente!

Daucus carota

He de reconocer que la hortaliza de la cual vamos a hablar nunca fue de mi agrado, especialmente en mi niñez. Pero desde hace unos años atrás, cuando me la sirvieron escondida en una ensalada ecológica, me enamore de ella. Les estoy hablando de la Daucus carota, o en cristiano, la zanahoria, con h intercalada.

Esta hortaliza tal como la conocemos nosotros, es la raíz de una planta bienal que crece en primavera y verano. Es uno de los vegetales con mayores complicaciones para su cosecha de forma ecológica, ya que suele sufrir mucho del ataque de enfermedades bacterianas, o enfermedades del tipo fungosas. Pero vale la pena el esfuerzo, debido a que es un excelente alimento desde lo nutricional, aportando muchísimas vitaminas y minerales. Su color naranja se debe principalmente a la presencia de carotenos, un antioxidante que una vez ingerido se convierte en vitamina A. Cuando cualquiera de nosotros tiene un bajo porcentaje de esta vitamina en nuestro organismo, dificulta la visión, ya que el nervio óptico se nutre de esta vitamina, y es por esta razón que la zanahoria es muy recomendada para las personas con problemas de visibilidad.

También nos aporta melanina, el pigmento que nos da  color a nuestra piel, protegiéndonos de las radiaciones nocivas a la que muchas veces, especialmente en verano,  nos exponemos.

Un dato histórico e interesante, es que antiguamente, la zanahoria se cultivaba por su planta y no por su raíz. Se utilizaban las hojas y semillas como aromatizantes naturales, y se despreciaba la raíz, lo que hoy por hoy conocemos como zanahoria. Lo mismo pasaba, y aún sigue pasando, con otros integrantes de la familia de las hortalizas, como el perejil, hinojo, comino y eneldo.

Fuente: a fuego lento

Escrito por Belen | 29 de abril de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Verduras y General | Etiquetas: , ,

La ensalada de Green Peace

En cualquier web que nos ofrezcan venta de este tipo de frutas o verduras, que hay muchísimas por cierto, intentan dejar bien claro que lo que nos venden son productos recientemente arrancados de la tierra o de los árboles. En definitiva, que los vende quien los planta o los cultiva, sin intermediarios. Luego otra gran diferencia, y a priori la más importante, es que no ha existido ningún tipo de químicos en el proceso de elaboración, por lo que no tenemos ningún residuo artificial en la manzana, naranja o tomate que nos llevemos a la boca. Se suele resaltar que el producto mantiene la frescura, la calidad y sus propiedades que la madre naturaleza le ha obsequiado.

Una oración que aparece repetida en varias de esta webs, es la que dice así: `las frutas ecológicas son más saludables para el cuerpo humano, y menos perjudicial para el medio ambiente’ (la panacea de cualquier ecologista).

Pero atención vecina!!! No se deje engañar!!! Si ya se le está haciendo agua la boca pensando en esa lechuga recién quitada de la huerta, o en esas espinacas fresquitas para el revuelto del mediodía, preste atención. Las frutas ecológicas deben llevar una etiqueta con el certificado que diga ‘Agricultura Ecológica’. Por lo tanto si usted va a la frutería de su barrio, y el kiwi no tiene la etiqueta, no es ecológico, no se deje engañar por el frutero de turno!!

Aunque también las va a diferenciar en su precio, y no es porque sean más baratas, sino por todo lo contrario, son bastante más caras.

Al principio del artículo decíamos que las comprábamos directamente al productor, sin intermediarios, lo que en principio abarataría el costo considerablemente, pero no es así. La explicación es clara y lógica. Este tipo de frutas y verduras llevan un cuidado muy especial, con mayor mano de obra, mayor espera en la cosecha, y sobre todo, mayor cariño y amor en su desarrollo.

Y como ya se sabe, el amor escasea en los tiempos que corren, por eso hay que pagar más. Anímese a probarlas cuando tenga la oportunidad, siempre lo hecho con amor sabe mejor.

Fuente: huerta mediterránea

Escrito por Belen | 24 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y Dietas con Verduras y General | Etiquetas: ,

Acelga ecológica

La acelga proviene de las regiones costeras de Europa y del norte de África bañadas por el mar Mediterráneo, dotadas de un clima templado adecuado para una planta a la que le perjudica bastante los cambios bruscos de temperatura. La manera más habitual de comerla es hervida, sola o con zanahoria y patata y aliñada con aceite o rehogada, las hojas verdes y finas se cuecen antes, necesitan la mitad del tiempo de cocción que las pencas, por lo que se aconseja cocinarlas en dos partes, y así se evita que las hojas queden demasiado cocidas y blandas, las hojas tiernas se pueden tomar crudas en ensaladas.

La acelga es una verdura de vida corta es por eso que ha sido afectada por la producción habitual de manera indiscriminado con aditamentos químicos y conservantes en los que la acelga podía durar un poco mas por eso conviene consumirla en 2 o 3 días desde su recolección.  Guardada en el verdulero del frigorífico se conserva unos días más, esto ha llevado a que agricultores que trabajaban con empresas de explotación de cultivos utilicen cualquier medio posible para la conserva y mayor desarrollo de esta verdura que como bien hemos comentado antes tiene una vida corta fuera del cultivo.

La acelga es una verdura con cantidades insignificantes de hidratos de carbono, proteínas, grasa, dado que su mayor peso se lo debe a su elevado contenido en agua, por ello resulta una verdura poco energética, aunque constituye un alimento rico en nutrientes reguladores, como ciertas vitaminas, sales minerales y fibra.

Fuente: a fuego lento

Escrito por Belen | 11 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y Dietas con Verduras y General | Etiquetas: , ,