Mandarina ecológica

La mandarina es la fruta preferida de muchos niños por su facilidad de pelar y… ¡qué mejor que aprovechar para dársela a comer ecológica!

Darle la fruta ecológica a un niño, es darle la fruta con todas sus características y propiedades exactas, con sus verdaderos y suficientes nutrientes, los cuales, se consiguen por permanecer el tiempo justo en su árbol y no ser adelantada su cosecha, algo que acusan los frutos, pues no pueden absorber todos los nutrientes verdaderos que les aporta su planta.

A parte de esta característica tan importante que nos alimenta a todos, está el aporte medioambiental que esta forma de cultivo supone, pues no es tratado por plaguicidas ni productos químicos, respetando así el medio ambiente y la diversidad biológica. Las sustancias químicas que se le aplica a la cosecha para que esta no pierda en cantidad a la hora de ser recogida, es embebida por el fruto a través de su piel y por mucho que se lave, las sustancias tóxicas todavía permanecen en él.

La mandarina, en este caso, nos sirve de gran cantidad en vitamina C, un aporte que podemos conseguir al 100% si la consumimos de forma ecológica. La gran cantidad que de esta vitamina tiene, la convierten en una fruta inmunológica contra para los resfriados y gripe, sirve de gran estimulación para la formación de anticuerpos. Su gran cantidad de potasio, la hace ideal para los deportistas, pues ayuda a recuperar rápidamente los minerales y líquidos perdidos durante los grandes esfuerzos competitivos.

Escrito por Belen | 7 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Mandarinas | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta