Naranjas ecológicas

Las naranjas que se destinan para conseguir su zumo, son aquellas que están o deberían estar más tiempo en el árbol para que maduren y tengan mucho más jugo para así poder ser exprimidas.

Este es un inconveniente para los cultivos que se trabajan convencionalmente, pues éstos no se pueden permitir el lujo de esperar su maduración y su desarrollo natural. La agricultura convencional, acelera el desarrollo del fruto, lo protege de plagas con pesticidas y productos químicos, los engorda artificialmente y les de brillo igualmente de manera artificial, es esta la forma con que se vende mejor en el mercado. Los consumidores comen con la vista y esto perjudica más tarde directamente a nuestra salud, pues pesticidas y productos químicos se introducen en los poros de la fruta y aun lavada es imposible de eliminarlos totalmente.

Con las naranjas de zumo ocurre este inconveniente, ya que si son recogidas antes de ser óptimas para el consumo, quedan mucho más secas y con menos sustancia nutritiva.

La naranja aporta el 62 % de la cantidad de vitamina C que necesita un adulto, si se cultiva ecológicamente, esto se consigue, pero si es cogida antes de que esté está totalmente a punto de su recogida, la cantidad de nutrientes disminuye. Así es una forma de engaño hacia nosotros los consumidores, pues lo “bonito” que se nos presenta, es simplemente un contrarresto de lo que esta fruta nos puede aportar. Antioxidantes que previenen enfermedades visuales y de sordera., depuración de la sangre, disminución del ácido úrico, reconstituyente de enfermedades, gran poder energético y concentración (ideal para los estudiantes), además mejora las relaciones sexuales, previene las enfermedades cancerígenas, las varices, las hemorroides… tantas y tantas propiedades que con la agricultura ecológica sí podemos conseguir.

Escrito por Belen | 2 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Naranjas de mesa y Naranjas de zumo | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta