Preparación y consumo de la lechuga

La lechuga deben comerlo todos, pero especialmente los niños, los jóvenes, las mujeres embarazadas, los lactantes y las personas de edad avanzada. Esta hortaliza no sólo nutre y calma la sed, sino que por su sabor suave y la frescura que proporciona, es la base de una perfecta ensalada. Combina bien con casi toda clase de alimentos, excepto con las sustancias dulces, mezcla que perturba la digestión. La mejor manera de comerlo es crudo (después de haberlo lavado bien), aunque también se puede comer cocido, en tortilla, guiso, etc. Es aconsejable comer lechuga todos los días y preferentemente a la hora de cenar, porque además de proporcionar un sueño tranquilo, favorece el buen funcionamiento intestinal en las primeras horas de la mañana. Si lo tomamos como primer plato en ensalada, llegará rápidamente al intestino, preparando el camino a los demás alimentos. No obstante, es mejor no comerlo acompañando carnes o al final de la comida porque arrastraría alimentos que no están suficientemente digeridos.

Escrito por Belen | 10 de junio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Lechugas | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta