Clementinas, sabor y aroma de mandarina

La mandarina nos llegó directamente de China después de hacer escala en Italia a mediados del siglo XIX. La clementina debe su nombre a un fraile llamado Clemente, director del orfanato agrícola de Messerghim (Argelia), que la descubrió en un cultivo de mandarinas. La zona de las clementinas de las Tierras del Ebro está constituida por los términos del Baix Ebre y el Montsià.

Las condiciones climáticas específicas de esta zona confieren a las mandarinas y las clementinas un sabor y un aroma diferenciales. De un color naranja intenso, a veces incluso rojizo, la clementina no tiene huesos y el punto de dulzura y acidez está tan bien compensado que hace una mandarina única.

De piel tensada y delgada y de tamaño pequeño, esta es la mejor organolépticamente. De variedades encontramos unas cuantas, que a menudo los mismos vendedores de fruta desconocen: las variedades tempranas, como la Oronules y la marisol, que se cosechan en octubre, la nulas, la más apreciada, que se cosecha en noviembre, y la hernandina, la más tardía, en el mes de enero.

Escrito por Belen | 28 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Frutas y Mandarinas | Etiquetas: , ,