Col china

Variedad de col de origen oriental de hojas muy apretadas entre sí y forma similar a una lechuga largo. El color de las hojas es blanco en la base y amarillo en las hojas.

Col china fermentada

Ingredientes

Para 1’5 kg de mos chi: 1 col china / 1 manojo de cebolletas / 1 daikon (rábano japonés) / 1 zanahoria / 1 cabeza de ajos / 3 cc de raíz de jengibre / 1/2 pimiento rojo / 1 pera madura

1 cucharada de salsa coreana de calamares / 2 cucharadas de salsa coreana de boquerones / 2 cucharadas de camarones saladas / 4 ó 5 cucharadas de guindilla molida / 1 cucharada de harina de arroz / 1 cucharada de semillas de sésamo tostado / sal

Elaboración

Cortar la col en dos mitades a lo largo, si cortar sólo la parte del troncho, y con las manos la acaba de partir, conseguirá que las hojas queden enteras. Retirar el troncho de cada mitad para que la sal penetre con más facilidad.

Poner unos cuatro dedos de agua y un par de cucharadas de sal en un recipiente lo suficientemente ancho como para que quepan las dos mitades de cola estiradas. Pasado un rato, escurrir y colocar en otro recipiente más ancho y más fondos.

Vaya levantando las hojas de col de una en una y poner sal en medio. Dejar reposar, como mínimo, durante 4 o 5 horas para que las hojas se ablanden. Después aclarar las hojas de col y dejar escurrir durante 1 hora.

Mientras tanto podéis preparar la salsa. Pelar los ajos y el jengibre y trinchar los junto con el pimiento, la pera y los camarones salados. Condimentar con la salsa de calamares y la de anchoas. Añadir entonces la guindilla molida, las semillas de sésamo y la harina de arroz previamente deshecha en un poco de agua caliente.

Picar la zanahoria, el rábano y las cebolletas y mezclar con salsa.

Untar las hojas de col, de una en una, con la salsa e ir las poniendo en un recipiente o una bolsa de plástico. Dejar reposar un día como mínimo antes de comerlo.

Escrito por Belen | 6 de junio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Coles | Etiquetas: , , , , ,

La col china

Estamos en los meses fríos de pleno invierno, cuando las escudillas, las sopas, las cremas y los platos de verdura vienen más a gusto.

El picadillo es uno de los platos estrella del tiempo más fresco. Y el producto importante es la colaboración. Esta colaboración sin repollo, que desea que le toque la helada para que se le enternezca el gusto. Hoy en día, sin embargo, de coles tenemos de muchas variedades diferentes.

La col china es una de las que nos han llegado durante las últimas décadas, y en toda la zona de Asia es muy conocida. Tiene unas hojas sueltas y similares a una acelga. No la confunda, pero, con la petsai, que forma un cogollo alargado y es más similar a una lechuga.

Estos dos tipos de col se suelen comer crudos, principalmente en ensaladas, o cocidas en sopas, estofados de carne y también en menestras de verduras.

Escrito por Belen | 22 de enero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Coles | Etiquetas: ,