Diferencia entre lo ecológico y convencional

La tendencia de la producción ecológica, se remonta 40 años atrás. Actualmente esta clase de consumo, va tomando terreno por toda Europa (en donde nació)  y extendiéndose a los demás continentes. Hace pocos años, es cuando comienza su verdadera expansión. Comenzaron a aparecer tiendas ecológicas destinadas a alimentos de este tipo, incluso restaurantes y redes de consumidores.

El término “bio” o “eco”, comenzó a hacer mella en cooperativas y productores, rodeándose de un nuevo comercio económico y productivo.

Algunos comerciantes lo indujeron como una “moda pasajera” que tenía los días contados, pero no resultó así, pues la conciencia del consumidor hacia una vida santa y natural, cada vez tenía más tendencia.

El problema que contrarrestaba a estos productos, era su elevado precio, al necesitar mayor mano de obra por no utilizar maquinaria agrícola. Necesitaban mayor mano de obra para ser cultivados, pero esta diferencia en precio, poco a poco, comenzó a ser menos ventajosa.

Otra dificultad de este comercio, es que el consumidor compra con la vista y estos alimentos tienen la ventaja de no ser atractivos, ya que no se utilizan productos químicos de mejora (brillo, engorde). Estamos acostumbrados a ver en el mercado frutas y verduras perfectas que llaman a su venta, sin pensar si verdaderamente son lo suficientemente nutritivas.

Los nutricionistas, aconsejan probarlos para demostrar que su sabor, olor y aroma nos aportan los grandes beneficios, realmente lo más importante para una buena alimentación. Frutas y verduras ecológicas, contienen el 40% más de antioxidantes que las que no lo son.

Escrito por Belen | 5 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , ,

Cultivos ecológicos

Hace unos años, las frutas ecológicas eran muy difíciles de encontrar, pues solo se distribuían en establecimientos especializados, pero afortunadamente, hoy en día, tienen su lugar en las secciones de alimentación de supermercados y grandes almacenes, por lo tanto, pueden estar al alcance de cualquier persona.

Estos alimentos, se obtienen de manera natural, sin utilizar productos químicos en su producción, teniendo así el doble sentido de beneficiar al entorno y a los animales.

Verduras, frutas, pan, carne… todo puede conseguirse de esta forma de cultivo.

Desde el año 1989, se pueden encontrar en España, esta clase de productos, anteriormente, también se daban lugar, pero no de manera legal. La Unión Europea, aprobó la legislación en 1991, regulando así todo el proceso de elaboración.

Cuando vamos a comprar uno de estos productos, hemos de fijarnos en la distinción de la etiqueta, solo así tienen su distinción de calidad.

En esta etiqueta deben aparecer las iniciales ES, sabemos así que son procedentes de España. Las iniciales de la Comunidad Autónoma a la que pertenece. Las siglas AE, significan que son de Agricultura Ecológica. El código de control y su autorización pertinente.

Cuando efectuemos su compra, hemos de fijarnos en todas estos datos para verificar que son verdaderamente ecológicos y podemos efectuar su compra con toda tranquilidad.

Dentro de las frutas, podemos encontrar de todas clases: naranjas, limones, uva, mandarinas, ciruelas… algo que da la credencial, de que todos sus derivados también son ecológicos, consiguiendo productos como el vino que también se puede obtener de esta forma.

Escrito por Belen | 22 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y General | Etiquetas: , ,

Cultivos ecológicos

Se dice que los productos ecológicos son bastante más caros que los habituales del mercado, pero si lo analizamos detenidamente, podemos observar que no lo son tanto.

Nuestra salud, no entiende de economía ni de ahorro a la hora de alimentarse, simplemente nos lo demuestra a través del agradecimiento de la buena salud si esos alimentos los consumimos sanos y frescos.

Estos cultivos cada vez son más extensos y demandados, se van acercando más a las poblaciones, para poder conseguirlos, seguro que no tenemos ni idea que cerca de nuestra casa existe alguna huerta ecológica que nos podría servir.

Productos arrancados hace horas de la tierra o de los árboles no tienen comparación con los que en cualquier supermercado están expuestos desde hace unos días, sumándole desde cuando los recolectaron.

Hay que sumar que nos los podemos echar tranquilamente a la boca, pues no han sido tratados con productos químicos ni pesticidas.

Sin embargo, ante todo esto, hay que advertir que todo tiene su engaño, cuando compramos productos ecológicos, estos deben de llevar la correspondiente etiqueta que lo acredite, no le metan “gato por liebre” y esté pagando algo más caro por lo que no es.

Frutas y verduras ecológicas, están  cuidadas especialmente por la mano del agricultor, ha esperado el tiempo suficiente en su maduración, no tiene intermediarios, algo por lo que la gente piensa que deberían ser más económicas, pero no lo es por una razón muy lógica, el cariño, el amor que a estos cultivos se les da no los tienen los demás y eso se ha de pagar.

Escrito por Belen | 20 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

El cultivo ecológico

El cultivar ecológicamente, es como cultivar como antaño, cuando no se conocían productos químicos. El agricultor, solamente se valía de su ingenio y de su buena suerte.

Los terrenos se producen de manera ecológica, incluso instalando colmenas, las cuales, actúan como polinizadoras del cultivo.

Las plantas se pueden cultivar con las posibilidades de plantar machos y hembras, algo que no se hace en el cultivo convencional, pues para mayor producción de este, solo es conveniente plantar hembras. Con la plantación de los machos, también se participa en fecundar otras plantas de otros terrenos más lejanos, pues el viento arrastra el polen de estos, además de los insectos polinizadores.

De esta forma, al dejar los cultivos de una forma de floración natural, se pueden dar varias especies en diferentes épocas, cubriendo así todo el período de floración.

Las aves que se acercan, se mantienen con los insectos, contribuyendo así al ciclo natural y a mantener sanos los cultivos, pues estas se comen los roedores y así se va completando el ciclo, incluso, las aves, pueden aumentar libremente su reproducción, al tener los alimentos que les da la naturaleza (ratones, gusanos), incluso recuperar aves autóctonas que por falta de alimentación en otros lugares tienen que emigrar o desaparecer. Esta falta de alimentación es debida a los pesticidas de los cultivos convencionales.

Igualmente, el abono se puede obtener de forma ecológica, como se ha hecho durante toda la vida, como lo hacían nuestras abuelas, simplemente con los excrementos de otros animales y nuestra propia basura orgánica.

Escrito por Belen | 23 de mayo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

Coexistencia entre cultivos transgénicos, convencionales y ecológicos

La coexistencia entre cultivos transgénicos, convencionales y ecológicos son una preocupación real de los agricultores, que piden que se regule la coexistencia entre estas tres clases de cultivos, para poder evitar así la contaminación ante el progresivo aumento de OMG, a la vista del progresivo aumento de cultivos transgénicos en España y los problemas de contaminación existentes, se hace conveniente establecer unas normas de coexistencia entre estos tres cultivos, según ha reclamado la unión de pequeños agricultores y ganaderos al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Existe una necesidad real de una mayor regulación en relación a los OGM, en especial de unas normas oficiales que regulen la denominada coexistencia, ya que la situación actual deja desprotegidos a los agricultores, tanto a los que pueden verse contaminados por OGM, como a los que cultivan OGM, legalmente por la posible aplicación de determinados tipos de responsabilidades.

Las normas de coexistencia deben garantizar que el nivel de contaminación por OGM en cultivos convencionales libres de transgénicos y en producciones ecológicas sea el mínimo posible asegurando con ello a medio y largo plazo el mantenimiento de la agricultura no transgénica ya que las normas coexistentes deben ser capaces de establecer parámetros de convivencia entre estos cultivos que no hacen más que enriquecer la manera de trabajar la tierra y así poder ofrecer al consumidor la posibilidad de elegir el producto que quiera consumir sabiendo de ante mano de donde viene y a que cultivo pertenece cada producto que consume y poder elegir entre productos ecológicos, convencionales o transgénicos.

Fuente: dialnet

Escrito por Belen | 17 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , , ,