Mango

Fruto en forma de riñón y un peso que oscila entre los 200 gramos hasta los 2 kilogramos. La piel es amarilla con manchas de color verde morado y rojizo y tiene una textura leñosa. Cuando madura, el mango emana un perfume excitante. El hueso interior tiene tamaños diferentes, según la variedad. La pulpa es amarillenta, jugosa, suave y refrescante.

El mango posee un alto contenido en vitaminas A y C. Además, contiene calcio y hierro. También tiene fibras, por lo que resulta ser diurético y laxante. Asimismo, es ideal para el aparato respiratorio y las afecciones de boca y dientes.

Los españoles y portugueses extendieron el cultivo de mango desde Asia a sus colonias de África y América y, actualmente, es un fruto muy común para todas las zonas tropicales, habiéndose extendido en los últimos años su cultivo en Estados Unidos (Florida y Hawái), Australia, Israel, España (Canarias y Andalucía) y Portugal (Madeira). Los principales países productores son India, México, Brasil, Pakistán, Tailandia, China, Indonesia y Filipinas.

El origen del mango se cree localizado al norte de la India o Malasia, pero es difícil de concretar, ya que se lleva cultivando desde hace más de cuatro mil años por todo el sudeste asiático y la península Malaca.

El mango se consume, principalmente, como fruta fresca y está considerada una de las mejores frutas del mundo. No obstante, si se comen en exceso, pueden causar alteraciones gástricas, sobre todo si están verdes o si se toma alguna bebida alcohólica después de consumirlos. También se utilizan en entremeses, macedonias, dulces, helados y batidos.

Escrito por Belen | 20 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Frutas | Etiquetas: , ,

Diferencia entre cultivos

Las frutas ecológicas, se obtienen, como su propio nombre indica a través de los cultivos ecológicos. Estos sistemas agrícolas, están basados en el cuidado del medio ambiente a través de métodos de explotación que respetan el suelo y el agua, a su vez, estos son menos intensivos.

En su cultivo, no se usan pesticidas ni fertilizantes, algo que contribuye, además de la biodiversidad, a una alimentación más sana.

Los productos que se obtienen mediante este sistema de cultivo, son más ricos en nutrientes.

Al no usar productos tóxicos,  las especies autóctonas se preservan de manera mucho mayor, el agua no se contamina y se eliminan los residuos de los abonos inorgánicos, dando lugar a productos saludables.

Un aspecto importante y que va en contra de todo ello, es el aspecto que ofrecen estos alimentos, pues su imagen es menos atractiva. Su brillo, color, tamaño… no se obtienen de igual manera al no usar estos elementos contaminantes que los hacen engordar y tener un aspecto más brillante, pero creemos que es más importante la nutrición que la vista, algo equivocado en los consumidores, los cuales, parece ser que compran más con la visualización que con lo que de verdad importa: la nutrición.

El precio, es otra característica que va en contra de los productos ecológicos, pues al necesitar más mano de obra, se encarece.

Su recogida es menos temprana, ya que se deja el debido tiempo en el árbol o en la mata para una mejor maduración y absorción de las propiedades, los hacen conservarse menos tiempo, algo que impide el almacenamiento.

Está claro, que tiene condicionantes que los hacen estar en desventaja frente a los cultivos tradicionales, pero el interés de los consumidores por una vida más sana, han incrementado su venta y valoración.

Escrito por Belen | 29 de agosto de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

El aspecto de un producto

Cuando salimos a comprar, lo primero que hacemos es observar qué producto nos ofrece buena calidad, para ello utilizamos la vista pero… ¿es esto correcto?

El aspecto no es lo único que cuenta en los alimentos, pero nos dejamos llevar por ello. La fruta que mejor aspecto tiene, tamaño, color, más perfecta…

Este pensamiento por parte de los consumidores no es el más adecuado, pues deberíamos conocer más allá del aspecto físico del alimento, ya que desde el instante en que un agricultor planta el producto, o incluso antes, el proceso de un alimento empieza entonces.

Los productos industriales, en este caso, frutas y verduras, se almacenan durante largo tiempo, ya que el objetivo es mantener frutos fuera de temporada, por ejemplo, uva en el mes de diciembre.

Para que las frutas obtengan mejor resistencia a cualquier elemento externo que las pudiera estropear,  se le aplican productos químicos, para mantener el brillo, se le aplican ceras…toda una serie de elementos para que sean más atractivos.

Todos estos procesos que se le atribuyen a estos frutos, en parte, la culpa la tiene el consumidor, el cual, se deja llevar por el aspecto, siempre, por supuesto, el más atractivo.

Si comparamos estos productos con los ecológicos, la diferencia es acusable. Estos cultivos, son tratados con un proceso mucho más natural, pues son siempre de la temporada. Su aspecto, es quizás menos atractivo, pero su contenido es mucho más nutritivo y de una calidad superior.

En la conservación de las frutas y verduras ecológicas, también se emplean protectores para las cosechas, pero no llegan a tener alta toxicidad, por ejemplo, pueden ser entre otros las sales de cobre, azufre… elementos naturales que luchan contra otros elementos naturales a la vez perjudiciales, pero que se complementan sin ningún problema.

Escrito por Belen | 28 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Frutas y General | Etiquetas: , ,

Tipos de frutas ecológicas

Hay una gran variedad dentro del campo de la agricultura ecológica, tanto frutas como verduras.

En el caso de las frutas ecológicas, las que más se suelen cultivar de esta manera, que no es más que no emplean productos químicos para su tratamiento son: kiwi, limón, higo, granada, chirimoya, plátano, manzana, pera, albaricoque, cereza, fresa, caqui, melocotón, membrillo, sandia, uva, naranjas y melón.

Dentro de cada tipo de frutas ecológicas, existen muchas variedades, como la manzana Golden y la manzana Reineta.

En el mercado ecológico, estas frutas suelen presentarse de diversas maneras, como pueden ser en mermeladas, frutas deshidratadas, fruta fresca o jugos.

Las estaciones del año también influyen en la venta y tratamientos de cada fruta ecológica. Adquirir los productos de temporada, siempre resultan más baratas y más sabrosas, ya que se crían y se recogen en su momento óptimo, donde el sabor y la textura está en su ponto más exquisito.

Si se desea frutas ecológicas fuera de temporada, adquirirlas congeladas, en mermeladas o envasadas, también suelen ser una opción muy acertada.

Hay diversas maneras de disfrutar la fruta ecológica, la manera más sana de consumir fruta.

Escrito por Belen | 6 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Frutas y General | Etiquetas: ,

Frutas ecológicas

El deseo de mejorar la salud y el medio ambiente, han hecho que los productos ecológicos comiencen a hacerse populares en España.

Los términos, ecológico, orgánico o natural, se confunden muchas veces, pero todos, provienen del mismo sistema en su forma de producción.

Estos alimentos son  aquellos que en su forma de producirse dan beneficio ya no solo de inmediato en el organismo del ser humano, sino a largo plazo, en el medio ambiente, pues su manejo de los recursos naturales, sin utilizar productos químicos, incrementando la fertilidad del suelo, la diversidad de especies ecológicas, etc., se producen de forma sana y abundante. Estos productos son identificados en el mercado a través de su certificado de garantía.

En el caso de las frutas, alimento básico de la dieta mediterránea, estos productos ecológicos, está lejos de las semillas transgénicas o modificadas. Su cultivo natural, ayuda a conservar las especies autóctonas, pues al evitar los plaguicidas, las aves, insectos, etc., conservan su cadena natural y silvestre. Son así, más saludables para el consumidor a la vez que menos perjudiciales para el medio ambiente, ya que los productos utilizados en los sistemas convencionales, van a parar al agua y a las superficies de los cultivos.

Tampoco quiere decir que los alimentos cultivados tradicionalmente sean perjudiciales, ya que están controlados legalmente, conservando los límites de los pesticidas y sus residuos, todo está dentro de la seguridad.

El porcentaje de consumo de la fruta ecológica es todavía muy bajo, sin embargo, se está notando un crecimiento bastante notable.

Escrito por Belen | 24 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con Frutas | Etiquetas: ,

Comparando

Hoy no vamos a hablar de ninguna fruta, verdura, u hortaliza en particular. Me he despertado esta mañana dispuesto a tirar por la borda ese mito de que las frutas y verduras ecológicas son tremendamente más caras que las que son cultivadas con fungicidas y pesticidas.

Me ha llevado un trabajo arduo y complicado, pero he llegado a la conclusión que sí, que son más caras, pero no tanto como se cree.

Como primer medida tenemos que tener en cuenta que la salud no tiene precio, ni entiende de ahorro, y nuestro cuerpo agradece la ingesta de productos sanos y frescos. También es importante aclarar que las frutas y verduras ecológicas están dispersas por todo el territorio español, y seguramente en su provincia, cerca de su ciudad o pueblo, existe una granja ecológica. La mayoría de estas empresas no cobran un plus por llevarle el pedido a la puerta de su casa, siempre que la distancia no sea muy grande, si usted vive en Vigo, ¡no las pida a una granja de Girona!

Ahora toca comparar precios. He tomado como referencia los precios de unos grandes almacenes, que siempre es más barato que la frutería del barrio, pero la calidad es bastante inferior, y por el otro lado los precios de una empresa dedicada a la venta de frutas y verduras ecológicas con base en Murcia. Esta página web nos ofrece una caja ecológica con 3 kilos de patatas y 2 kilos de cebollas, por 8 euros, con el envío incluido. Mientras que en los grandes almacenes, una patata de calidad media nos sale a 2,10 el kilo, y medio kilo de cebolla a 1,80. Haciendo cuentas, podemos ver que el mismo producto en Carrefour, ¡nos va a salir por 13,50! ¿Sorprendente no? Súmele la gasolina del coche también. Otro producto más complicado de cultivar ecológicamente como el calabacín, una pieza de 1 kilo nos la ofrecen por 2, 50 euros, y en los grandes almacenes una bandeja de calabacín de 1 kilo, está a 1,90, no es tanta diferencia.

Ahora lo invito a usted a que haga este mismo ejercicio, ¡y se sorprenderá gratamente!

Ventajas e inconvenientes de las frutas ecológicas

La principal ventaja de las frutas ecológicas, es la ausencia de restos pesticidas de síntesis, además, este tipo de cultivos disminuye la contaminación de las aguas subterráneas y de los suelos, gracias a la utilización de fertilizantes orgánicos de baja solubilidad, empleados en cantidades adecuadas y los inconvenientes principales de este mercado de frutas es la falta de brillo, color o tamaño de éstos, debido a que no han sido manipulados para que sean productos con una luminosidad que convenza al consumidor a comprar, ya que no poseen los procesos productivos que tiene un cultivo artesanal en el que no saldrán frutas de tamaños perfectos ni de un color uniforme, al contrario, tendrán más defectos que los que se consumen habitualmente, solamente que estos, son sumamente más sanos y con menos contaminación por parte de sus cultivadores.

Las expectativas de mercado sobres estas frutas, es verdaderamente modesta con relación a las grandes producciones de los frutos habitualmente vendidos en el mercado. Esto ha llevado a este mercado a tener cuotas bajas de ventas, así como poca propaganda y distribución por medio de puestos en los que adquirirlos.

Pese a esto, el mundo ecológico no para de crecer, aunque poco a poco, pero con paso firme sigue avanzando en el camino adecuado para concienciar a la sociedad a tener un consumo más habitual de productos ecológicos, y promover así una vida más sana para todos, que va a beneficiar a las próximas generaciones que podrán elegir más abiertamente que consumir para tener un bienestar mejor o seguir consumiendo productos con manipulación humana que genera solamente ventas y poco bienestar.

Fuente: innatia

Escrito por Belen | 16 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Europa ecológica

Actualmente, son una minoría los que consumen fruta ecológica en Europa, pero puede que esto cambie en poco tiempo. En el Reino Unido, parece que está de moda consumir productos ecológicos, incluso el príncipe Carlos ha montado una empresa de estos productos. Parece ser que los consumidores en Inglaterra, están tomando conciencia sobre el problema del uso de pesticidas, abonos y contaminantes químicos en productos como frutas y las verduras.

Esta forma de concienciarse, debe extenderse al resto de Europa, y cambiar la forma de consumir productos naturales, (y no porque lo digamos nosotros), según la Universidad inglesa de Reading, las frutas y verduras convencionales podrían ser substituidas por productos ecológicos en poco tiempo, en Inglaterra, con tan solo ligeros ajustes de producción. Según se dice, la producción podría ser de mayor calidad y las cosechas podrían ser aumentadas. Este cambio podría extenderse al resto del planeta, en caso de obtener beneficios en cuanto a salud, ecología y economía del país.

Pero, ¿quiere decir esto que todo será un camino de rosas?, parece ser que no. Los gobiernos tienen el poder de la decisión y de afrontar el cambio con el apoyo que se merece. Parece que al final todo quedará en nuestras manos, del consumidor final, dependiendo si tomamos conciencia del problema y comenzamos a pensar en la importancia de consumir este tipo de productos.

Los cambios en sentido ecológico son lentos en las sociedades actuales, pero cada vez es más frecuente ver en el mercado productos de esta índole, y a las personas más concienciadas en materia ecológica y medioambiental.

Escrito por Belen | 4 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , ,