Pimientos ecológicos

Cultivar pimientos es muy complicado, hay que tener cierta experiencia para ir consiguiendo poco a poco un buen cultivo. Naturalmente, estamos refiriéndonos al cultivo ecológico.

La plantación está condicionada al tamaño de la planta y a la variedad que se ha de cultivar. Se dejan separaciones de casi un metro.

El tallo de este fruto es de crecimiento limitado, por ello a las dos semanas de su plantación, se realiza el aporcado que consiste en cubrir con tierra toda la parte del tronco, consiguiendo así reforzar la base. Esta planta ve creciendo en ramificaciones hasta terminar su ciclo.

El cultivo ecológico de esta planta, nos hace beneficiarnos de poder conseguir sus perfectos nutrientes, ya que cuando se cultiva de forma convencional, el cultivo se comercializa de tal forma que los agricultores adelantan su recogida, aplican productos químicos, insecticidas para no correr riesgos en las plagas, etc., etc., algo que a la larga no beneficia en nada ni a los consumidores ni al medio ambiente.

Cuando un pimiento ecológico es recogido, cuando se ha de recoger, en su tiempo adecuado de maduración y consumo, nos aporta una gran variedad de vitamina C. Este producto es una gran fuente de carotenos con propiedades antioxidantes. Contiene igualmente las vitaminas del grupo B (B6, B3, B1 Y B2), A, potasio, magnesio, fósforo y calcio.

Entre las variedades a cultivar, se pueden destacar las dulces, estas se cultivan en invernaderos, y son algunas: el pimiento de California, italiano y lamuyo. El pimiento rojo es una variedad del común.

Pimientos ecológicos

El cultivo ecológico del pimiento, es un  poco complejo. La  plantación se establece en función del tamaño de la planta y de la variedad comercial que va a ser cultivad. Es común  tener líneas de cultivo paralelas, dejando una separación de 0,80 m.

A las dos semanas se realiza el aporcado de tierra, una práctica que consiste en cubrir con tierra la parte del tronco de la planta,  para poder reforzar su base. Su tallo es de crecimiento limitado, y a partir de una cierta altura, hace dos o tres ramificaciones y continúa ramificándose hasta el final de su ciclo. Su hoja es lanceolada y entera, de tamaño variado, dependiendo de la variedad.

Entre las variedades del cultivo ecológico del pimiento, podemos observar las variedades dulces, que se cultivan en invernaderos: el pimiento de California, el pimiento italiano y el pimiento lamuyo. Otra variedad para la obtención del pimentón, son un subgrupo de las variedades dulces, que se utilizan única y exclusivamente para la elaboración de pimentón. El pimiento rojo es una variedad más del pimiento común, muy precoz, y  se siembra en febrero y marzo, y una vez pasados dos meses, se hace  el trasplante al campo. Esta planta prefiere tierras ricas en materia orgánica, para hacer su cultivo ecológico.

El pimiento verde es de menor tamaño, y su fruto son más estrecho,  ya que en su desarrollo, va adquiriendo distintas tonalidades de verde, hasta que alcanza su madurez, donde se convierten en rojos. Esta variedad se  adaptada más al cultivo de invernadero.

Fuente: consumer

Escrito por Belen | 22 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Pimientos Verdes | Etiquetas: , , , ,