Aceitunas de Kalamata, la griega con DO propia

Oliva de color morado oscuro o negro y de tamaño relativamente grande. Originaria de Grecia, en concreto de la villa que le da nombre o de la región del sur del Peloponeso, y protegida por una denominación de origen, se utiliza como aceituna de mesa, gracias a las hierbas con que se suele conservar.

Carnosas, de piel lisa, con un gusto un punto dulzón y forma de almendra, son un ingrediente fundamental de muchos platos griegos y, en especial, de la ensalada que lleva ese nombre.

En su preparación, gracias a la pulpa, más abundante que en el resto de aceitunas cosechadas maduras (negras), se pinchan para permitir que penetren los sabores de las hierbas con que se aromatizan. Generalmente acompañadas de queso griego (hechas) también son excelentes para preparar una olivada untuosa y nada ácida.

Piñón, semilla cruda o tostada

Semilla seca(que no fruto, aunque sea denominación común)de las piñas del pino piñonero, donde se dispone por parejas bajo cada bráctea (escama) de la piña, rodeada por una cáscara lisa y dura que hay que retirar.

No sólo esta estructura, y la dificultad de extracción, hacen el piñón caro. Los pinos empiezan a hacer piñas a los 25 años, y no es hasta algunos años más tarde cuando la producción resulta rentable. De ahí la importancia de la conservación de los bosques de esta especie.

Con dos tipos bastante diferentes, desde el punto de vista gustativo. El mediterráneo, más alargado, cilíndrico y con un toque resinoso potente, y la oriental (habitualmente conocido como chino), de aspecto corto, ancho y aplanado, y de sabor bastante soso, por más que, como se suele hacer antes de la utilización, lo pasamos por la sartén antiadherente o el horno para tostarlo un poco y potenciar su sabor.

Escrito por Belen | 7 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas | Etiquetas: , , ,

Tahina, semillas de sésamo

Muy apreciadas por su sabor y el aporte de nutrientes como el calcio o el hierro, podemos hacer galletas, añadirlas al pan, poner a las ensaladas, los yogures o hacer un rebozado, con marisco o carne.

Tenemos la posibilidad de encontrar el sésamo transformado en sal de sésamo, el Gomasio, o en pasta, la tahina. Llamada también, tahini o tahín, es una pasta elaborada con las semillas.

Muy fácil de preparar, aporta un sabor agradable a un gran número de preparaciones, como el humus o el baba ghanoush.

Originario de Oriente Medio, la tahina es un alimento muy antiguo, que se hace moliendo las semillas de sésamo ligeramente tostadas, emulsionante en aceite de sésamo y agua, hasta obtener una pasta cremosa y sabrosa. Aporta a nuestro organismo muchas grasas insaturadas.

Escrito por Belen | 20 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y General | Etiquetas: , ,

Garantía de ecología

El cultivo de alimentos ecológicos, se extiende cada vez más, debido a la creciente información hacia los consumidores de la alimentación sana y equilibrada para conseguir una vida más duradera y saludable. Estos alimentos permiten el aporte de mayores nutrientes, tienen un porcentaje mucho mayor de vitaminas, minerales… que son los verdaderos encargados básicos de proteger y alimentar al organismo.

Este incremento de producción, se está convirtiendo en la competencia de calidad entre ella, por esto, el control de calidad, cada vez se hace más exigente por la Comunidad Europea. A partir del 14 de julio de 2005, una nueva ley, recogió los términos de biológico y orgánico, se destinaba solamente a esta clase de cultivos, elaborados con las condiciones adecuadas que a estos corresponden, ya que la demanda del mercado, hacía introducirse a los elaborados industrialmente dentro del mismo grupo.

El control de estos alimentos, es destinado hacia las Comunidades Autónomas, estas son las verdaderas responsables de verificación y certificación que garantiza a estos productos. Para comercializar estos alimentos, se ha de pertenecer al Comité de Agricultura Ecológica, el cual controla la compra y venta de estas transacciones.

La etiqueta que certifica a los alimentos está fijada con total garantía y seguridad de haber pasados los controles correspondientes de la Unión Europea. En estas etiquetas, hay un logotipo al lado del europeo, que diferencia a cada Comunidad Autónoma para garantizar su origen. Es el anagrama del visto bueno que asegura al consumidor toda la tranquilidad de lo que está consumiendo.

Escrito por Belen | 19 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y General | Etiquetas: , , , , ,

Formas de conservación de los productos ecológicos

Un producto ecológico, ofrece menos oportunidad para ser conservado, pues su tiempo de duración es menor al no utilizarse para ello ningún producto químico y mantenerlo el tiempo necesario hasta ser recolectado, para así nutrirse totalmente de su planta o árbol del que será recogido. Estos productos químicos con los que se puede tratar a un cultivo antes de su comercialización en el mercado, posee sustancias que les hace ser casi “antinaturales”, ya que producen engorde, brillo,  privacidad ante insectos que le puedan atacar… es decir, una forma segura para el agricultor para la protección de su cosecha, no solo en el campo, sino hacia el mercado.

Los productos ecológicos han de conservarse más artesanalmente, pues del frigorífico solo podemos echar manos algunos días, pero no semanas ni meses. Estos sistemas de conservación, no suponen ningún gasto de energía, los vemos a continuación:

–                    la forma de colgar en cobertizos, es utilizada para los tomates o melones. Estos lugares han de estar bien ventilados y frescos para una buena conservación del producto. A pesar de los calurosos meses de verano, este sistema, permite conservar los productos hasta los meses de enero o febrero

–                    el cubrir con fibras de coco es otra forma de conservación para los alimentos frescos. Se colocan en cajas y capas superpuestas cubriendo estas con paja, turba o arena. La turba de fibras de coco, es muy fácil de conseguir. Con ella se cubren hortalizas de raíz (patatas, nabos, remolachas). El secreto está en que la entrada de la luz en los alimentos es nula y se mantiene la humedad justa

–                    el enterrar en hoyos en un rincón del huerto es otra técnica que consigue dar frescor y nivel justo de humedad, ya que la tierra se mantiene a una temperatura constante de 14º.

Escrito por Belen | 12 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

El consumo de productos ecológicos

Hay ocasiones en las que deberíamos pensar en olvidar nuestras prisas para alimentarnos y tener en cuenta que la alimentación es algo más que una simple rutina. Hay que dejar a un lado las prisas y el estrés del día a día y dedicarle la atención necesaria a la alimentación. Lo fácil y rápido, nos hacen caer en los malos hábitos que con el tiempo perjudican a nuestra salud.

La alimentación ecológica, poco a poco, va ganando más adeptos por el motivo de cuidar las dietas y llevar una vida más saludable. El respeto al medio ambiente también es primordial, algo muy importante y que estos productos aportan con toda seguridad, ya que son cultivados, lejos de todo producto tóxico que puede alterarlo.

El valor nutricional de esto alimentos, es mucho mayor al ser cultivados sin ningún tipo de añadido (colorantes, conservantes) a lo que estos puedan aportar por su natural.

Las producciones en masa que en los cultivos convencionales se dan lugar, son totalmente perjudiciales, ya que a menor cantidad como ocurre en lo ecológico, más calidad, sabor y beneficios para todos.

Hoy en día, este tipo de alimentación se va haciendo hueco en el mercado gracias a los consumidores que optan por este tipo de consumo. Para distinguir estos productos, las etiquetas que los identifican están reconocidas oficialmente para ofrecernos toda la información necesaria.

Sí que es cierto que se diferencian también en el coste, ya que estos necesitan más mano de obra y mayores cuidados, pero esto se contrarresta con el aporte hacia el ser humano y el medio ambiente. La buena noticia es que al ir aumentando su consumo, el precio se va abaratando.

Escrito por Belen | 25 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y General | Etiquetas: , ,

Diferencia entre productos

Cuando se trata de elegir un producto en el mercado, naturalmente nos inclinamos hacia el de mejor aspecto, el que más brillo tiene, el más perfecto… sin embargo, esto no es correcto para nuestra alimentación, pues no el más bonito suele ofrecer la mayor nutrición o el mejor alimento.

Un alimento que se cultiva convencionalmente, es tratado desde su que se planta su semilla (incluso antes) hasta su venta en el mercado.

Estos frutos son recogidos antes de su cosecha natural para evitar que se estropeen o pierdan peso con las plagas, para protegerlos de las posibles plagas o desmejoramiento de su calidad, se rocían con sustancias químicas y fungicidas.

Su brillo ha de mantenerse para que el consumidor se brinde hacia esta fruta de mejor aspecto, para ello, se rocían con ceras (comestibles), pues estos frutos, al ser lavados con productos químicos pierden su brillo natural, el cual, hay que recuperar.

Todas esas frutas y verduras contienen más agua, por ello, el moho se acelera en ellas, característica que obliga a ser tratadas con productos antienmohecimiento para darles un aspecto atractivo en el mercado.

Las cámaras de conservación, en donde, la fruta se almacena para su posterior venta, la falta de oxígeno, hace que estos productos no puedan respirar lo suficiente, para paliar la falta de ello, se emplea el nitrógeno para acelerar el proceso de maduración, es decir, los cultivos no maduran en el árbol, sino en los almacenes, a través de productos químicos que mantienen el nivel de CO2, en caso contrario, si no se quiere que la producción madure, los niveles varían para conseguir el efecto contrario.

Todo esto no sucede con los cultivos ecológicos, sin embargo, el agricultor, se deja llevar por los consumidores, los cuales, prefieren la cosecha que les ofrece mejor aspecto a la más nutritiva.

Escrito por Belen | 19 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

Pan ecológico

Los numerosos productos ecológicos, no se limitan solamente a las frutas y verduras, ya que estas son la base de muchos alimentos, ello hace que podamos obtener muchos alimentos totalmente sanos, si las elaboraciones procedentes siguen cultivándose de esta manera tan sana y natural.

Entre alimentos, tenemos el pan, un producto básico y que podemos obtener de muchas y variadas formas. Infinidad de productos pueden añadirse al pan. Nueces, semillas, espelta, pasas, linaza… hacen de este alimento una alimentación sana, natural y a la vez atractiva.

La panadería ecológica, cada vez, está más solicitada, pues los consumidores persiguen y se mentalizan cada día más una forma de comer sana y natural. Las dietas, cada vez son más recomendadas para tener una buena salud y un equilibrio perfecto para el organismo.

Los especialistas, nos informan cada vez más a menudo que se pueden evitar enfermedades como el cáncer, el colesterol, el control de la diabetes, el aparato cardiovascular…

Estos alimentos ecológicos, son cultivados sin productos químicos, que aun lavándolos estrictamente son imposibles de eliminar totalmente, pues la piel absorbe de una manera natural todo aquello con lo que es tratado el fruto. Esta forma de cultivo, tiene un añadido, pues preserva el sistema bionatural del medio ambiente.

Todo un sinfín de ventajas y prioridades para que estos alimentos puedan ser consumidos favorablemente.

En esta ocasión, se aconseja el pan, el cual, se convierte en primera calidad, ya que sus ingredientes como el trigo, la levadura y todos sus añadidos que hemos citado anteriormente para conseguir más variedades, lo hacen un alimento totalmente aconsejable.

Escrito por Belen | 15 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Ecológicas y General | Etiquetas: , , ,

Ventajas de los productos ecológicos

Cada vez más, los consumidores, nos damos cuenta de la importancia de las frutas y verduras frescas,  pues nos aportan los nutrientes y vitaminas de una forma más segura. De eta forma de cultivar trata la agricultura ecológica.

El uso de elementos químicos y plaguicidas, ponen en riesgo nuestra salud. Estos productos se utilizan para proteger las cosechas y aumentarlas de forma desmesurada para su posterior comercialización.

Un ejemplo no muy lejano, fue el de “las vacas locas”. Estos casos son extremos, pero por ahí nos damos cuenta de las barbaridades abusivas que en ocasiones se convierten los productos.

Muchos productos se prohíben por su riesgo, pero otros iguales y peores los estamos consumiendo.

Esto toma ejemplo, el beneficio de los que producen y lo perjudicial para los que lo consumen.

Sobre los productos se ejercen esfuerzos sobrenaturales nada beneficiosos para estos, como el adelantamiento de la cosecha, el tratamiento del terreno para una mayor productividad, la utilización de venenos para eliminar la biodiversidad que les ataca…algo que altera la propia naturaleza. Todo esto influye también en los nutrientes necesarios que la planta debe adquirir y que cuando llega al mercado no tiene.

Estos factores, nos hacen pensar en los productos ecológicos, los cuales, contienen lo que una planta ha de llevar y tratada de forma natural, a su condición y desarrollo. Esta es una forma de cultivo que supone muchos más cuidados y su ausencia de maquinaria, la convierten en esmerada para el hombre, pero su contradicción, es que por ello también resulta más elevada de precio.

Escrito por Belen | 12 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , ,